Empezar una granja de caracoles: ¿qué hay que saber?

Iniciar un negocio de cría de caracoles es una idea prometedora cuando se tiene un buen bagaje intelectual.  Ya que la cría y la comercialización de caracoles son bastante prometedoras hoy en día. Por la sencilla razón de que el número de personas que consumen esta carne en el mundo y el desajuste entre la producción y el consumo son bastante grandes.

Criar caracoles

La cría de estos animales es muy barata. De hecho, los caracoles pueden calificarse de "omnívoros", ya que tienen una gama diversificada de alimentos. Para alimentar a tus caracoles, puedes proporcionarles ciertas hojas, frutas o flores, nueces podridas. La mayoría de las variedades son incluso capaces de comer pulpa reciclada en descomposición. Aquí se aplica el principio de Lavoisier: <<nada se pierde, nada se crea, todo se transforma>>. Los restos de comida pueden utilizarse en la cría de caracoles. Sin embargo, los caracoles necesitan un entorno que favorezca su estilo de vida, como la humedad y lugares protegidos del sol.

Rentabilidad del sector

La carne de caracol es bastante cara en el mercado.  Las investigaciones demuestran que la carne de caracol se consume ampliamente durante las ceremonias en varios países del mundo, como China, Benín y Japón. Además, los caracoles se reproducen y multiplican muy rápidamente. Esto hace que los beneficios estén muy por encima de la inversión en el campo. Los expertos en cosmética y dermatología utilizan la baba de caracol para diseñar sus productos. Explican que la baba de caracol es un verdadero premio gordo. Sobre todo porque esta baba es rica en alantoína, elastina, colágeno, ácidos glicónicos y nutrientes. Se ha demostrado que, combinando los principales componentes de la baba de gasterópodo, es posible crear leches y bálsamos de belleza con efecto reparador sobre la epidermis. Los antiinflamatorios que contienen estos principios activos también son útiles en medicina. Por lo tanto, los usuarios del caracol no son sólo consumidores, sino también dermatólogos, expertos en cosmética y médicos de laboratorio. Esto demuestra que emprender la cría de caracoles es un negocio muy bueno que no debe descuidarse en la época actual.

Quieres invertir pero no sabes en qué. Entonces, prueba tu suerte en la helicicultura. Este sector es prometedor en la época actual.